Thessaloniki

Los proyectos también se acaban. Cuando ya no tiene sentido mantener vivo algo cuya razón de ser ya no existe, hay que pararse y repensar. Eso es lo que han hecho desde GBGE (Galdakaoko Boluntarioen Gizarte Elkartea), cuya responsable en la zona de Thessalonika, Gema, ha decidido que es hora de moverse de aquí. La razón es que el trabajo que vienen desarrollando, colaborando con la logística de un almacén y una cocina para personas refugiadas ha perdido su esencia, pues si antes eran cientos los afganos, sirios e iraquíes que malvivían en las calles, ahora apenas quedan unos pocos en estas condiciones en la ciudad. Sigue leyendo